Desigualdad entre generaciones: ¿son las escuelas las primeras culpables?

Desigualdad entre generaciones: ¿son las escuelas las primeras culpables?

Desigualdad entre generaciones: ¿son las escuelas las primeras culpables? 2196 1232 Trendsformative

Cinco generaciones. De media, este es el tiempo que tarda un descendiente de una familia pobre en los 24 países de la OCDE1 en alcanzar el ingreso nacional promedio. Aunque las nociones de igualdad de oportunidades y mérito están en el corazón de toda sociedad democrática, que la desigualdad persista se ha perdido. Decodificación de un fenómeno mundial que comienza con la educación de los futuros ciudadanos de una sociedad.

LA TRANSMISION DE POBREZA, EN FRANCIA Y EN OTROS LUGARES

En 1964, Pierre Bourdieu publicó un libro titulado “Los Herederos” (Les Héritiers). Destacando la relación entre la dominación cultural y la simbólica, el sociólogo mostró cómo la clase obrera estaba prácticamente excluida de las universidades: en esa época, menos del 1% de los hijos e hijas de los trabajadores agrícolas se convertían en estudiantes, en comparación con el 70% de los hijos de los empresarios y el 80% de los profesionales liberales. Más de 50 años después, la situación se ha mantenido tristemente sin cambios. La desigualdad ha continuado floreciendo en todo el mundo, y particularmente desde los años 80. Si bien Europa es uno de los continentes que mejor ha resistido, la brecha ha aumentado en todos los países2.

Las disparidades son en primer lugar geográficas. En Francia, por ejemplo, la región de París, el oeste y una gran parte del suroeste lo están haciendo mejor. Por el contrario, tres regiones en particular están luchando: el noreste, las zonas del litoral mediterráneo y el valle del Garona, entre las ciudades de Toulouse y Burdeos. “Estas regiones se caracterizan por tasas de desempleo más elevadas, más familias monoparentales y más jóvenes sin cualificación”, explica Hervé Le Bras, especialista en demografía y migración. “En la práctica, estas disparidades crean su propio sistema, en el que los jóvenes no cualificados corren un mayor riesgo de desempleo, lo que, a su vez, aumenta su riesgo de divorcio y de ruptura familiar, etc.”. Esta espiral descendente se autoperpetúa efectivamente, de una generación a otra.

Y aun así, el estado está jugando un papel activo en el intento de reducir estas disparidades. Hervé Le Bras, autor en 2019 de “Sentirse mal en una Francia que va bien3“, demostró que la desigualdad es menos pronunciada allí… a pesar de que la percepción común es la contraria. “Los pobres en Francia son menos pobres, porque la parte del PIB que se destina a los servicios sociales (34%) es mayor que en otros lugares”, escribió.

EL COLEGIO, UN ASCENSOR PARA LA MOVILIDAD SOCIAL ACTUALMENTE PARADA

A pesar de esta voluntad de actuación por parte del Estado, la desigualdad persiste claramente. Pensar en este fenómeno implica examinar de cerca el mecanismo clave de nuestro ideal meritocrático: nuestras escuelas. Los estudios internacionales (en particular el PISA) muestran que el sistema educativo francés es uno de los más desiguales, y el que más probabilidades tiene de transmitirlo de una generación a otra. Una investigación del Ministerio de Educación Superior del país analizó recientemente el recorrido educativo de una sola generación4. A los 15 años, el origen de los alumnos era un reflejo exacto de la composición de la población activa: los hijos de trabajadores y empleados representaban el 50% de la fuerza de trabajo y superaban en número por tres a los hijos de los altos ejecutivos (17% del total). Tres años más tarde, la distribución era muy diferente. Sólo un tercio de los que se presentaron a los exámenes finales de la escuela eran hijos de trabajadores y empleados. Esta tendencia se acentúa aún más cuando se trata de la educación superior: el 55% de los hijos de los altos ejecutivos obtienen una maestría, en comparación con el 23% de los hijos de los empleados y sólo el 13% de los hijos de los trabajadores. Este ejemplo de Francia puede extenderse a todos los países.

El COLEGIO Y LA AUTONOMÍA LOCAL: IDEAS QUE VALEN LA PENA PERSEGUIR

¿Qué se puede hacer para evitar la desigualdad de una generación a otra? Probablemente empezando por una reforma profunda de una de las piedras angulares de nuestra sociedad: la escuela. En Francia, por ejemplo, todo el mundo parece estar de acuerdo con la evidencia. Un gobierno tras otro ha tomado medidas para tratar de resolver este difícil problema. La tarea es vasta y requiere un trabajo muy detallado a largo plazo. “Los primeros tipos de desigualdad son entre las escuelas mismas”, observa Hervé Le Bras. “Un gran paso adelante sería reventar las burbujas sociales en las que vive la gente.” Cita el ejemplo del “busing”, una solución implementada en los Estados Unidos en la década de 1960 para luchar contra la segregación racial. Todas las mañanas, todos los alumnos eran llevados a la escuela en autobús, con el objetivo de tener una parte igual de estudiantes blancos y negros en cada escuela.

Varios estudios realizados en los Estados Unidos subrayan el hecho de que la calificación de un empleado es una de las principales razones del aumento de la brecha entre ricos y pobres. “Dado que el sistema educativo estadounidense se ha esforzado por educar a más empleados altamente cualificados, su rareza ha provocado un aumento mucho mayor de sus ingresos que en el resto de la población”, explica Alain Trannoy, economista y director de investigación de la Escuela de Altos Estudios de Ciencias Sociales (EHESS)5 de Francia. El auge de Internet y de las herramientas informáticas no ha hecho más que aumentar esas diferencias de niveles de calificación. “La única solución es invertir masivamente, de modo que la mayoría de una generación entera se vea empujada a alcanzar los niveles más altos de calificación”, afirma.

Claramente, la educación ya tiene uno de los mayores presupuestos gubernamentales. Según Eurostat, el gasto medio en el sector por parte de los países europeos fue del 4,6% del PIB en 2017 (6,8% en Suecia, 5,4% en Francia y 4,1% en Alemania). En términos monetarios, estos porcentajes pueden superar los cien mil millones de euros al año… y potencialmente aún más si los países son capaces de reducir sus déficits.

Para resolver el problema de la creciente desigualdad, Nicolas Duvoux6, especialista en la materia, establece una conexión entre la tributación progresiva y el éxito en la lucha contra la evasión fiscal.

“La forma en que un país puede corregir la desigualdad dentro de sus fronteras depende en parte de lo que hagan sus vecinos”, señala. “Aparte de las pérdidas sufridas por el Estado, la evasión fiscal es una amenaza a la equidad en la que se basa la sociedad”. En pocas palabras, la gente reacciona mal a los impuestos progresivos si ven que otros sacan su dinero del país sin pagar sus impuestos. Por lo tanto, una acción internacional coordinada en esta área parece más que nunca esencial.

Otra opción podría ser proporcionar más autonomía a nivel local. Hervé Le Bras considera que el Estado no sólo debería desempeñar el papel de nivelador financiero – en el que las regiones más ricas ayudan a las más pobres – sino que también debería delegar más autonomía a las regiones. La idea básica es que luchar contra la pobreza de la misma manera en todas partes es simplemente ilusorio. Las estructuras sociales, el papel de la industria local, la historia local… todos estos elementos son específicos de una zona, y las organizaciones locales son las que mejor pueden ocuparse de ellos. También en este caso, un fuerte compromiso político podría ser una forma de limitar el grado de transmisión de la desigualdad de una generación a otra… y evitar así que se ponga en peligro uno de los fundamentos de nuestras democracias: la promesa de una verdadera igualdad de oportunidades.

Notas —
1. https://read.oecd-ilibrary.org/social-issuesmigrationhealth/broken-elevator-how-to-promotesocialmobility_9789264301085-en#page28
2. Study published in April 2019 by the World Inequality Lab (WIL)
3. Published by Editions L’Aube, 2019
4. « Parcours dans l’enseignement supérieur : devenir des bacheliers 2008 », Note d’information du SIES, n° 6 – Septembre 2018, ministère de l’Enseignement supérieur, 2018
5. https://www.la-croix.com/Debats/Forumet-debats/AlainTrannoy- solution-cest-leducation-2017-12-14-1200899511
6. https://www.la-croix.com/Debats/Forum-etdebats/ Nicolas-Duvoux-Agir-lecart-entre-remunerations-2017-12-14-1200899512
7. Education at a Glance 2019, OECD Indicators