La necesidad urgente de actuar en la gestión de las aguas residuales y el suministro de saneamiento

La necesidad urgente de actuar en la gestión de las aguas residuales y el suministro de saneamiento

La necesidad urgente de actuar en la gestión de las aguas residuales y el suministro de saneamiento 512 288 Trendsformative

El agua, el clima y el medio ambiente. El destino de estos tres aspectos vitales de la vida en el planeta Tierra están estrechamente vinculados. Cada acontecimiento climático extremo (subida del nivel del mar, tormentas, sequías, etc.) perturba gravemente recursos como los servicios de agua y saneamiento en las regiones más vulnerables. Al mismo tiempo, el agua contaminada está dañando el medio ambiente y la biodiversidad en todas partes. Este informe se centra en un tema del que rara vez se habla: los retos medioambientales del saneamiento y las soluciones para mejorarlo.

En todo el mundo, unos 2.300 millones de personas siguen careciendo de servicios básicos de saneamiento, como retretes o letrinas1. En Etiopía, por ejemplo, sólo el 6% de los hogares tiene acceso a instalaciones de saneamiento mejoradas, según un informe del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF)2. En total, decenas de millones de personas viven cerca de cursos de agua llenos de aguas residuales.

Subestimar el efecto dominó

La contaminación del agua debida a la actividad humana, doméstica e industrial, a la presión demográfica o a la mala gestión, tiene consecuencias dramáticas, entre ellas su efecto sobre la población humana. Cada año, 2,4 millones de personas mueren por enfermedades relacionadas con el agua, ya sea por falta de agua potable, saneamiento o higiene. Cerca de 1,4 millones de ellas son niños menores de 14 años que mueren de diarrea3.

Pero la situación tiene otras consecuencias perjudiciales. En muchas grandes ciudades, se vierten al medio ambiente enormes volúmenes de aguas residuales sin tratar. Las consecuencias para los cultivos de regadío, los peces y los frágiles ecosistemas son dramáticas. En el archipiélago francés de Mayotte, en el océano Índico, por ejemplo, los manglares son una fuente de gran riqueza biológica esencial para la isla y su laguna. Sin embargo, ahora están en grave peligro por la falta de agua de lluvia y el impacto del drenaje urbano4.

Uno de los mayores retos de la gestión de las aguas residuales es su impacto en el medio ambiente», afirma Riccardo Zennaro, oficial de gestión de programas (aguas residuales) del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA). «La calidad del agua tiene un impacto directo tanto en los hábitats como en la biodiversidad. Una vez que los contaminantes están en el medio ambiente, fluyen de aguas arriba a aguas abajo, por ejemplo, con una serie de efectos en cadena sobre los hábitats, la salud humana y la biodiversidad.»

A pesar de estas repercusiones tan tangibles, el problema del saneamiento y la gestión de las aguas residuales sólo tiene un perfil muy bajo. «Las aguas residuales son un contaminante silencioso. La gente no piensa en lo que ocurre una vez que se tira de la cadena», dice Riccardo Zennaro. «Y como el tema es menos llamativo que otros, uno de los principales retos es la concienciación del público».

A pesar de algunos retos, el tema parece estar ganando finalmente la atención de la gente. Cada vez son más las empresas, los gobiernos y las partes interesadas de todo el mundo, como las Naciones Unidas, los institutos de investigación y las universidades, que ponen en marcha iniciativas. Hay un hecho que no se puede ignorar: la mejora de la gestión de las aguas residuales y el saneamiento tiene una amplia gama de beneficios, mucho más allá de los aspectos sanitarios. «Si se invierte en la reutilización de las aguas residuales, en última instancia se mejorará el acceso de las personas al agua, lo que supone un gran beneficio en las zonas con escasez de agua. Y al hacerlo, también empoderarás a la comunidad».

Soluciones adaptadas a las necesidades locales y a los desafíos climáticos

Aportar soluciones para mejorar el saneamiento que sean eficientes y se adapten a la situación local implica afrontar varios retos al mismo tiempo. Es necesario identificar tecnologías alternativas de bajo coste que utilicen soluciones naturales para el tratamiento de las aguas residuales. Otro aspecto que no se puede pasar por alto es su capacidad para hacer frente a los efectos del cambio climático (mal tiempo, inundaciones, sequías, etc.) en regiones especialmente vulnerables.

«Cuando los sistemas convencionales no son posibles o no existen, es clave recurrir a opciones descentralizadas de bajo coste, basadas en enfoques alternativos como EcoSan (Saneamiento Ecológico)», explica Riccardo Zennaro. La ventaja de estas letrinas es su capacidad para mantener separadas las aguas grises y los residuos humanos, ya que la orina y las heces se procesan en retretes secos.  Los sistemas de tratamiento a pequeña escala no sólo proporcionan a las personas acceso a un saneamiento básico y reducen la contaminación ambiental, sino que también transforman las aguas residuales y el alcantarillado en subproductos reutilizables para la agricultura y la energía. Además de su bajo coste, una gran ventaja es que estos sistemas requieren muy poco mantenimiento.

Mientras tanto, una iniciativa en Delhi (India) pretende hacer frente a la escorrentía de aguas residuales que está contaminando gravemente las vías fluviales de la ciudad. En diciembre de 2021, el gobierno indio anunció su intención de tratar más del 95% de las aguas residuales de la ciudad para finales de 2022. Por su parte, el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) puso en marcha un estudio para evaluar las diferentes tecnologías que utilizan las plantas de tratamiento de Delhi para la recuperación y el reciclaje de nutrientes, ya que el gobierno pretende apoyar la reutilización segura y sostenible de las aguas residuales5.

El estudio concluyó que el sistema de reactor de biopelícula de lecho móvil (MBBR) es el más adecuado para las necesidades específicas de la ciudad. Inventado en Noruega, el MBBR es un sistema moderno que utiliza una combinación de procesos biológicos en lugar de sólo químicos o mecánicos para tratar el agua y eliminar los contaminantes. El principal inconveniente es su elevado coste de mantenimiento.

Estos avances pueden ser una fuente de esperanza en las numerosas regiones del mundo que sufren los efectos de un saneamiento deficiente o inexistente. Y es que no faltan las innovaciones tecnológicas en materia de plantas de tratamiento de aguas residuales.

Un ejemplo es el East Bay Municipal Utility District (EBMUD) de Oakland, California. Desde hace 10 años, este centro utiliza los residuos orgánicos de los procesadores de alimentos locales, los productores de alimentos y los ganaderos para aprovechar mejor el exceso de capacidad de sus digestores anaeróbicos existentes.

Asimismo, gracias a la producción y recuperación de biogás, así como al uso de paneles solares, la planta de tratamiento de aguas residuales de Gresham (Oregón) es la primera de la región del noroeste del Pacífico que produce más electricidad de la que consume. Asimismo, DC Water es la primera planta de Norteamérica que utiliza el proceso de hidrólisis térmica desarrollado por una empresa noruega, Cambi. El biogás creado por el proceso se utiliza para generar 10 megavatios de electricidad, cubriendo un tercio de las necesidades energéticas de la planta.

Para ayudar a las regiones prioritarias a avanzar hacia este tipo de soluciones innovadoras, se han puesto a disposición una serie de recursos informativos. Desde 2008, por ejemplo, el Instituto Federal Suizo de Ciencia y Tecnología Acuática (EAWAG) ha publicado el Compendium6, una guía de tecnologías probadas para ingenieros y planificadores de países de ingresos bajos y medios. El PNUMA, junto con la Asociación Internacional del Agua (IWA), ha desarrollado una matriz tecnológica de aguas residuales, una herramienta que ayuda a planificar la mejor tecnología de tratamiento a utilizar en función de los parámetros locales.

Además de la información, el principal problema sigue siendo el financiero, según Riccardo Zennaro. «La gestión de las aguas residuales es un sector que necesita más recursos y financiación para superar los retos, modernizar los sistemas de tratamiento de aguas residuales existentes e instalar otros nuevos. En resumen, el coste de la acción en el ámbito de la gestión de las aguas residuales y el suministro de saneamiento es menor que el coste de la inacción». 

Notes —
1.https://www.who.int/news/item/12-07-2017-2-1-billion-people-lack-safe-drinking-water-at-home-more-than-twice-as-many-lack-safe-sanitation
2.https://www.unicef.org/ethiopia/water-sanitation-and-hygiene-wash
3.https://apps.who.int/iris/bitstream/handle/10665/43840/9789241596435_eng.pdf;jsessionid=7DC193196740B0854514CE0DE3E27417?sequence=1
4.https://www.afd.fr/fr/carte-des-projets/cooperer-avec-une-association-de-protection-de-lenvironnement
5.https://www.unep.org/news-and-stories/story/how-reduce-pollution-delhis-waterways-study
6.https://www.eawag.ch/fileadmin/Domain1/Abteilungen/sandec/schwerpunkte/sesp/CLUES/Compendium_2nd_pdfs/Compendium_2nd_Ed_Lowres_1p.pdf