La conservación de la biodiversidad: (otra) cuestión medioambiental clave

La conservación de la biodiversidad: (otra) cuestión medioambiental clave

La conservación de la biodiversidad: (otra) cuestión medioambiental clave 512 288 Trendsformative

La biodiversidad mundial está disminuyendo a un ritmo sin precedentes en la historia de la humanidad. La publicación en mayo de 2019 de un primer informe de evaluación de los ecosistemas mundiales profundamente preocupante ha llamado la atención del público, las autoridades y las empresas sobre un fenómeno que durante mucho tiempo se ha considerado de importancia secundaria. Echamos un vistazo a este gran desafío y a los enfoques que se están adoptando para afrontarlo.

La concienciación sobre el peligro que amenaza al planeta ha crecido -muy gradualmente- con la publicación periódica de los informes del IPCC (Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático) desde 1990. Como su nombre indica, el trabajo de esta comunidad de expertos se centra en el cambio climático y pasa por alto el impacto sobre la biodiversidad. Hemos tenido que esperar casi tres décadas para el primer informe de alcance comparable de la Plataforma Intergubernamental Científico-Política sobre Biodiversidad y Servicios de los Ecosistemas (IPBES).

Sus conclusiones son absolutamente claras. «Este primer informe de la IPBES es extremadamente alarmante», afirma Marina Levy, oceanógrafa especializada en clima y biodiversidad del Centro Nacional de Investigación Científica (CNRS) de Francia. «El declive de la biodiversidad no deja de acelerarse. Las especies están desapareciendo a un ritmo aterrador». Sin embargo, esta realidad sigue siendo a menudo malinterpretada. «La cobertura mediática tiende a jugar con las emociones de la gente destacando la desaparición de los mamíferos, pero los problemas son mucho más amplios. Muchas especies menos conocidas, a menudo microscópicas, por ejemplo, están empezando a desaparecer de los mares, a pesar de que proporcionan los cimientos de nuestros ecosistemas, y son por tanto esenciales para nuestra salud, seguridad alimentaria y bienestar».

Los autores del informe señalan cinco razones principales de esta situación. Por orden de importancia, son los cambios en el uso de la tierra y el mar, la explotación directa de ciertas especies, el cambio climático, la contaminación y las especies invasoras. Aparte de unas pocas especies (sobre todo el coral rojo), el cambio climático no es actualmente la principal causa de la pérdida de biodiversidad. Sin embargo, las proyecciones muestran que lo será en los próximos 15 a 20 años. Aunque el deterioro del clima tiene un impacto directo en la biodiversidad, el informe también destaca la interconexión entre el cambio climático y la biodiversidad… «La biodiversidad nos es muy útil», explica Marina Levy. «Hablamos de los servicios de los ecosistemas, un concepto que incluye la regulación del clima y los peligros relacionados con el clima, en particular. Los ecosistemas desempeñan un papel importante en el ciclo del carbono, que tiene consecuencias directas en la regulación del clima. Así, pueden protegernos del impacto de las tormentas, los ciclones, la subida del nivel del agua, etc.».

En términos más generales, la actual degradación del entorno natural también tiene repercusiones económicas, sanitarias y sociales. Otra cuestión que está actualmente en el candelero está directamente relacionada con este fenómeno: la seguridad alimentaria. El aumento de la temperatura de los océanos está afectando al tamaño y número de peces y provocando migraciones masivas. Un informe de 2021 del WWF señala que un tercio de las especies de todo el mundo están actualmente en peligro de extinción1.

La ONU y la Unión Europea se enfrentan al reto de la biodiversidad

«La humanidad está en guerra con la naturaleza. Debemos reconstruir nuestra relación con ella2«. Esta declaración de Antonio Guterres, Secretario General de la ONU, resume el tono de la primera Cumbre de las Naciones Unidas sobre Biodiversidad, celebrada en septiembre de 2020. Junto a las declaraciones de intenciones, el evento pretendía crear un impulso político en tres áreas prioritarias: la inclusión de soluciones basadas en la naturaleza en los planes post-Covid, el compromiso generalizado de los agentes económicos y financieros con la biodiversidad como problema, y el despliegue de políticas cada vez más ambiciosas para protegerla. En septiembre de 2021 se celebró en Marsella otra gran reunión: el Congreso Mundial de la Naturaleza de la UICN. Con el objetivo de ser un momento decisivo en la lucha contra el declive de la biodiversidad, el evento fue testigo de la adopción de una veintena de mociones… cuyo impacto ha sido considerado desde entonces como sólo débil por las ONG que participaron. Las esperanzas están puestas ahora en la 15ª conferencia mundial sobre la biodiversidad (COP15) que, tras cuatro aplazamientos sucesivos provocados por la pandemia del Covid-19, se celebrará finalmente del 5 al 17 de diciembre de este año en Montreal (Canadá).

¿Y las iniciativas prácticas? Al igual que en la cuestión del clima, la Unión Europea pretende desempeñar un papel de liderazgo en este ámbito. Su último movimiento se produjo el 22 de junio de 2022, cuando la Comisión presentó dos propuestas legislativas como parte de sus estrategias sobre biodiversidad y «de la granja a la mesa».

Los planes, que ahora deben ser examinados por el Parlamento Europeo y el Consejo, tienen dos objetivos principales: restaurar los ecosistemas dañados y revivir la naturaleza en toda la UE para 20503, y reducir el uso de plaguicidas químicos y sus riesgos asociados en un 50% para 20304. Para cumplir los objetivos de restauración de la naturaleza, la propuesta incluye objetivos de biodiversidad jurídicamente vinculantes que deberán aplicar los Estados miembros, además de la legislación vigente.

Empresas e inversores en primera línea

Aunque estos avances no son ni mucho menos insignificantes, no son suficientes. La biodiversidad no es diferente de cualquier otro problema medioambiental: dada la magnitud del reto, la respuesta tiene que ser colectiva. Junto con las autoridades públicas, las empresas deben desempeñar un papel destacado en la preservación de la biodiversidad. «Las empresas están entre los principales contaminadores y es esencial que se sumen a este esfuerzo», insiste Marina Levy. «Deben desempeñar plenamente su papel calculando sus emisiones, para saber dónde pueden actuar, y luego medir el impacto de esa acción en la reducción de sus emisiones». También pide que se incrementen esas medidas contundentes en todos los ámbitos, como el consumo de energía, el aislamiento de los edificios, el transporte, la alimentación y el respeto a las zonas protegidas.  También se espera que el mundo de las finanzas desempeñe un papel fundamental. «Estas empresas deben asegurarse de que su capital se invierte en productos verdes y empresas no contaminantes. Esta es una palanca de acción muy poderosa». Dicho esto, los ciudadanos deben poder tomar decisiones con conocimiento de causa, por lo que otro aspecto de esta cuestión -la transparencia de las actividades- es absolutamente esencial. Cuantificar el impacto de las empresas en la biodiversidad es una tarea compleja y de vital importancia. Al igual que con el ejemplo de las «emisiones equivalentes de carbono», el objetivo es desplegar herramientas para medir los impactos sobre la biodiversidad. Los organismos públicos, las organizaciones sin ánimo de lucro y las empresas están realizando actualmente importantes esfuerzos en este tema decisivo5.

Schneider Electric: los primeros pasos de una estrategia de biodiversidad

En Schneider Electric ya está en marcha una iniciativa al respecto. Decidido a actuar, el Grupo lleva tiempo buscando soluciones. Un paso decisivo fue el descubrimiento del Global Biodiversity Score (GBS): una herramienta desarrollada por CDC Biodiversité que permite a las empresas e instituciones financieras medir su huella de biodiversidad. Con el GBS, las organizaciones pueden calcular una de las tres dimensiones esenciales de la biodiversidad: la abundancia de los ecosistemas. «Gracias a esta herramienta, hemos podido lanzar nuestro primer estudio sobre toda la cadena de valor de nuestras actividades, midiendo el estado de la biodiversidad y nuestro impacto en ella», explica Daniele Bufano, Director de Transformación de la Sostenibilidad de Schneider Electric. Tras haber medido su huella de carbono durante muchos años, el Grupo disponía ahora de una unidad de medida, la MSA – Mean Species Abundance.km, que mide la abundancia media de especies en un kilómetro cuadrado.

«Ahora hemos empezado a comprender nuestro impacto en toda la cadena de valor, desde la mina hasta el final de la vida de un producto. Nuestro trabajo ha revelado que el 85% de nuestro impacto en la biodiversidad se debe al cambio climático, lo que confirma el fuerte vínculo existente entre la desregulación en el ámbito climático y la pérdida de biodiversidad. Para Schneider, la reducción de las emisiones de CO2 es el principal medio para mejorar la biodiversidad, lo que muestra la importancia de nuestra estrategia de carbono bajo una nueva luz».

A partir de este trabajo, Schneider Electric elaboró en 2021 un Compromiso de Biodiversidad6 con cinco objetivos prioritarios: medir sus impactos y publicar los resultados de forma transparente, alinearse con las recomendaciones científicas, reducir el impacto de sus operaciones directas – cero pérdidas netas de biodiversidad para 2030 – y reducir los impactos de su cadena de valor, tanto aguas arriba como aguas abajo. La clave para ello es una serie de iniciativas concretas, como el lanzamiento de un programa para garantizar que el 100% de los emplazamientos apliquen un plan de preservación y restauración de la biodiversidad, la eliminación del plástico de un solo uso en el emplazamiento y el uso de un 50% de «materiales verdes» en la fase previa. Sin embargo, Schneider Electric también participa en las actividades posteriores. «Vendemos eficiencia energética: soluciones optimizadas que reducen la cantidad de energía consumida durante su uso. Y la reducción de las emisiones de CO2 es un beneficio directo para la biodiversidad». Estas iniciativas reflejan el esfuerzo global que las empresas deberán realizar en los próximos años. Valiosas por sus efectos directos sobre el medio ambiente, por supuesto, pero quizá aún más por los efectos en cadena que pueden tener en todo un sector.

— Notes
1. https://wwf.panda.org/discover/our_focus/freshwater_practice/the_world_s_forgotten_fishes/
2. https://www.un.org/sg/en/content/sg/statement/2020-09-30/secretary-generals-remarks-united-nations-biodiversity-summit-delivered
3. https://environment.ec.europa.eu/publications/nature-restoration-law_en
4. https://food.ec.europa.eu/system/files/2022-06/pesticides_sud_eval_2022_reg_2022-305_en.pdf
5. https://www.fondationbiodiversite.fr/indicateurs-et-outils-de-mesure-evaluer-limpact-des-activites-humaines-sur-la-biodiversite-la-frb-presente-ses-recommandations/
6. https://www.se.com/ch/fr/download/document/Biodiversity_Pledge_EN/