Las claves de la inclusión digital para (todos) nuestros mayores

Las claves de la inclusión digital para (todos) nuestros mayores

Las claves de la inclusión digital para (todos) nuestros mayores 606 340 Trendsformative

Más allá del papeleo administrativo hasta los servicios bancarios y las relaciones sociales, la tecnología digital es ahora una necesidad indiscutible en muchas actividades humanas. Sin embargo, una proporción significativa de la población, empezando por los mayores, hace muy poco o ningún uso de las herramientas digitales. En medio de una crisis de salud pública en la cual la medida es el distanciamiento físico, se presenta una visión de una realidad poco conocida y con algunas soluciones para superarla.

El 36% de los británicos mayores de 65 años nunca o raramente usan Internet1. En Europa, sólo el 57% de las personas de 55 a 74 años de edad son usuarios habituales del Internet, en comparación con el 96% de las personas de 16 a 42 años de edad… Todos los estudios sobre este tema llegan a la misma conclusión: junto con el nivel de educación, la edad es un factor determinante en la forma en que las personas utilizan Internet. Si bien la proporción de usuarios mayores de 70 años en Internet aumenta constantemente, aún queda mucho por hacer.

Sin embargo, detrás de estas cifras hay situaciones opuestas: la población “mayor” no puede considerarse un bloque uniforme. “En realidad, el grupo de 60 a 75 años de edad ha asimilado relativamente bien la tecnología digital”, dice Périne Brotcorne, investigadora de sociología del Centro de Investigación Interdisciplinaria sobre el Trabajo, el Estado y la Sociedad (CIRTES) de la Universidad Católica de Leuven (Bélgica). “En cambio, los mayores de 75 años son los que más sufren, y pocos de ellos utilizan la tecnología. Cuando sacamos el tema con ellos, podemos ver una mezcla de angustia e ira”. Un informe de la empresa social WeTechCare3, por ejemplo, señala que, hasta los 75 años, la brecha digital parece más social que generacional: los ciudadanos de edad avanzada forman un grupo muy diverso, con desafíos, deseos y varios obstáculos.

Múltiples obstáculos a superar

Una de las principales causas que se mencionan a menudo es su limitado acceso a la tecnología. Todavía hoy, más de la mitad de los franceses mayores de 75 años no tienen acceso a Internet en sus casas4. Otro factor que contribuye a ello es la falta de aptitudes y aprendizaje de las personas de mayor edad. El 66% de las personas de 60 a 75 años e incluso el 90% de los mayores de 75 años se describen a sí mismos como incapacitados en al menos un aspecto en lo que respecta al Internet, en comparación con el 47% del resto de la población5. Asimismo, son menos los ancianos que saben ver vídeos en Internet, utilizar las redes sociales y navegar por Internet desde su teléfono móvil.

Si se examinan más detenidamente, estas explicaciones tienen un origen común: el factor psicológico y de motivación. Más que la falta de capacidad, lo decisivo es la forma en que perciben las herramientas digitales: la falta de interés que muestra esta población. Ya sea el miedo, el cansancio, la poca confianza en sí mismos o incluso el rechazo ideológico, son razones que se recogen regularmente en los diversos estudios internacionales sobre el tema. Su desconfianza es comprensible: “Toda una franja de la población tiene menos prisa en lo cotidiano, y tiene una fuerte necesidad de interacción social”, señala Périne Brotcorne. Los ancianos no están reclamando quedarse en casa. Ir al banco, o al ayuntamiento, es una forma de contacto social. El nuevo estándar digital no se ajusta necesariamente a sus necesidades”. Dicho esto, no hay razón para que esta tendencia sea irreversible. El papel clave de la motivación tiene un lado positivo. “Cuando encuentras una manera de convencerlos, mostrando lo útil que puede ser la tecnología, entonces es cuando la comprensión comienza”, dice Katerina Zekopoulos, directora de proyectos públicos de WeTechCare.

Es necesario que la responsabilidad se distribuya mejor entre los proveedores de servicios digitales, los usuarios de servicios digitales y los gobiernos

Un riguroso análisis de los resultados de las encuestas sobre este tema podría incluso ser motivo de cierto optimismo. Por ejemplo, el 94% de las personas mayores que han participado en cursos de formación sobre herramientas digitales se declararon satisfechas y, en consecuencia, terminaron utilizando mucho más Internet, ya sea con fines prácticos, recreativos o sociales. Sin embargo, en Francia, por ejemplo, sólo un tercio de los ancianos han recibido asistencia o formación en esto. Peor aún, sólo el 11% de los no usuarios en Internet dicen que les gustaría participar en esas sesiones6 … La motivación es, pues, un factor decisivo. El correo electrónico y los medios de comunicación sociales para mantener los vínculos con la familia, los sitios de genealogía para garantizar la transmisión de la historia a través de las generaciones, el contenido de texto y de vídeo para fomentar la apertura al mundo, y los sitios para simplificar los procedimientos administrativos: son las principales áreas de interés para las personas mayores que deben situarse en el centro de las acciones de concienciación y apoyo.

Una vez que se ha despertado el deseo, todavía hay que ofrecer otras opciones de apoyo. Sin embargo, hoy en día, muy pocos países europeos han establecido programas nacionales de formación al uso de las nuevas tecnologías. Son las asociaciones o entidades externas las que hoy en día llevan a cabo las principales iniciativas, como es el caso de WeTechCare en Francia. La start-up social ha creado, por ejemplo, “Les Bons Clics “7, una plataforma de aprendizaje educativo para luchar contra la brecha digital mediante las herramientas utilizadas por los “ayudantes digitales”. “Todavía queda mucho camino por recorrer, pero están surgiendo muchas iniciativas”, explica Katerina Zekopoulos. Hasta la fecha, más de 6.000 estructuras han empezado a utilizar nuestra plataforma”. Uno de los principales actores de la inclusión digital son los fondos de pensiones, como la Caisse Nationale d’Assurance Vieillesse d’Ile-de-France (Caja Nacional de Seguro de Vejez de Ile-de-France), que ofrece talleres de grupo de 10 sesiones a través de su oferta de prevención apoyada por el PRIF (Pacific Region Infrastructure Facility).

Sin nadie que pueda decir cuándo terminará la crisis de la salud pública, lo que está en juego es demasiado importante como para dejar estas iniciativas sin un mayor apoyo. “Al hacer hincapié en el papel de los trabajadores sociales y los prestadores de servicios de cuidados, nos olvidamos de la responsabilidad de los responsables que crearon esos servicios”, subraya Périne Brotcorne. “Trasladamos la responsabilidad a los usuarios, que necesitan ser formados, aprender a aprender, etc.” Por consiguiente, la labor recae en los usuarios de todas las edades y niveles, así como en los trabajadores sociales que los ayudan. No se habla lo suficiente de la responsabilidad de quienes diseñan los servicios”, continúa el sociólogo. “Es hora de dar la vuelta al debate, haciendo hincapié en la responsabilidad de los Estados y de los proveedores de servicios que están digitalizando”. Encontrar soluciones digitales más inclusivas: un reto que sin duda se pasa por alto, pero que sin embargo es esencial para los operadores digitales.

 

Notas —
1. ONS Study, Internet Users, 2018
2. CSA Study for Les Petits frères des pauvres, 2018
3. https://wetechcare.org/blog/2018/02/19/wetechcare-a-presente-son-rapport-inclusion-numerique-un-investissement-rentable-au-secretaire-detat-charge-du-numerique/
4. ONS Study, Internet Users, 2018
5. CSA Study for Les Petits frères des pauvres, 2018
6. CSA Study for Les Petits frères des pauvres, 2018
7. https://www.lesbonsclics.fr/fr/