Industria 4.0: La nueva revolución industrial ya está en marcha

Industria 4.0: La nueva revolución industrial ya está en marcha

Industria 4.0: La nueva revolución industrial ya está en marcha 1024 574 Trendsformative

Los datos, la digitalización y la conectividad de los medios de producción han dado lugar a avances considerables en la industria en los últimos años. Además de los aumentos de productividad y los cambios en los modos de producción, esta tendencia es perjudicial en la forma en que alterará completamente algunos sectores de actividad. ¿Cuáles serán sus principales características?

La mera mención de la revolución industrial suele hacernos pensar inmediatamente en el siglo XVIII, con su fuerza de vapor y su producción mecanizada. Pero, de hecho, la revolución industrial nunca terminó, simplemente pasó por nuevas etapas. La segunda revolución industrial (a finales del siglo XIX y principios del XX) fue impulsada por el auge de la electricidad. La tercera etapa, que comenzó en la década de 1970, contó con la automatización. A lo largo de estas diferentes etapas, la industria ha experimentado una revolución constante, una revolución que ahora está entrando en una nueva dimensión. Este nuevo capítulo en la historia industrial comenzó a principios de esta década con la explotación de todos los datos generados por cada máquina o herramienta de producción. Llamado “Industria 4.0”, está siendo impulsado por la puesta en común de grandes cantidades de datos. Esta nueva era industrial ha sido posible gracias a varios facilitadores. En primer lugar, la conectividad a través de sensores, luego la nube, y luego, como último, herramientas de análisis. En la era digital, una fábrica conectada – algo que será rutina en el futuro – arrojará tantos como varios terabits1 de datos cada día. Agregar estos datos y permitirles interactuar está ayudando a que las líneas de producción sean más precisas y mejorando sus capacidades. Esto se puede ver en el sector automotriz, por ejemplo. Una de las plantas automotrices más automatizadas del mundo es la planta Jeep Wrangler en los Estados Unidos, con 260 robots. Esta planta es especial en que una línea de montaje, que normalmente hace sólo un modelo, ahora puede hacer ocho versiones diferentes de ese modelo.

Los sectores industriales planean comprometer $907 mil millones de p.a. a la Industria 4.0.2

Está en marcha una nueva revolución industrial impulsada por la digitalización. La disrupción que la caracteriza se basa en las principales innovaciones de los últimos años. Cinco canales principales de interrupción se pueden encontrar en la industria. Estos son la robótica, fábricas inteligentes, impresión 3D y 4D, vehículos autónomos y drones. Estas vías de desarrollo han provocado los principales trastornos que seguirán sintiéndose en la industria en los próximos años. Claramente, la más conocida y extendida de ellas es la robótica, que ya ha revolucionado los modos de producción. Pero los otros han causado una interrupción mucho mayor. La impresión 3D y 4D, por ejemplo, han llevado a grandes avances en cuanto los prototipos. Esta tecnología permite ahora diseñar una pieza determinada digitalmente, probarla y fabricarla en un período de tiempo muy corto. Ahorra a los fabricantes mucho dinero, lleva sus productos al mercado más rápido y, lo más importante, mejora y lleva a cabo el máximo uso de la creatividad y la personalización. Con su amplia atención mediática, los drones también ofrecen a las industrias una gama de posibilidades que aún son difíciles de calibrar. La logística y la distribución son los principales sectores afectados, pero ahora los drones también se utilizan en la agricultura y la arquitectura. Los vehículos autónomos son igualmente perturbadores, afectando a los propios fundamentos de la sociedad al alterar el enfoque tradicional del transporte público.

Mientras que un coche se utiliza en promedio sólo el 3% del tiempo, un vehículo autónomo pronto será capaz de funcionar sin conductor. Será capaz de conducir a los niños a la escuela, ir a buscar la compra que se haya sido online, o ir a buscar a alguien en el aeropuerto. Inevitablemente, los automóviles autónomos también aportarán mejoras al progreso humano mejorando la seguridad y reduciendo la contaminación. Pero la ilustración más tangible y característica del actual cambio industrial es claramente la fábrica inteligente, que no sólo ayuda a alterar los modos de producción, sino que también realiza cambios intensos en las actividades empresariales de algunos grupos. Para empresas como General Electric, Siemens y ABB, con sus bases industriales pesadas instaladas, los equipos de producción ya no forman parte de su oferta básica. Estas empresas que han desarrollado sus propias plataformas digitales, están ahora en el negocio de los servicios y aplicaciones personalizadas relacionadas. Por último, la idea es poder controlar una flota mundial de fábricas desde un punto determinado, comparar y optimizar sus procesos. Incluso más que los datos y la digitalización, la conectividad ha impulsado el despliegue de servicios mejorados de este grupo en forma de mantenimiento predictivo, anticipando averías en lugar de gestionarlas después de que ocurran. Una empresa como Microsoft, por ejemplo, ha desarrollado recientemente una inter-fase para monitorizar todas las líneas de alta tensión en los Estados Unidos que pueden localizar cualquier avería y determinar su causa. Para los clientes, esto limita el tiempo de producción, lo que ahorra tiempo y mejora la productividad. Esta oferta de servicios ya está atrayendo el creciente interés de los clientes. General Electric, que generó $50 millones en ingresos el año pasado desde su plataforma Predix apunta a 4.000miloones de dólares para 2020.

El ahorro de costos se estima en 531.000 millones de dólares anuales para las empresas S&P 500.”

Además de los beneficios para los representantes de la industria 4.0, las implicaciones financieras son fenomenales. Según un estudio reciente3, el ahorro de costos producido por esta nueva era industrial – en términos de gastos de capital y gastos de funcionamiento – se estima en 531.000 millones de dólares anuales para las empresas S&P 500 (sin incluir las finanzas). Y también hay ventajas humanas. Mientras que las máquinas – y, más actual, la inteligencia artificial – a menudo están en contra de los seres humanos, la interrupción actual está cambiando esta percepción. De hecho, los cambios actuales sugieren que la cooperación entre robots y humanos – “cobots” – conducirá a una reindustrialización de las economías desarrolladas, ya que el progreso tecnológico en curso, proporciona una alternativa creíble a la fabricación de bajo coste en las economías emergentes, especialmente porque los costes laborales están aumentando en esas economías. Además, la llegada de los cobots debería facilitar el trabajo y ayudar a mitigar la inminente escasez de mano de obra estructural. Así que el escenario más probable es que la revolución actual conduzca en última instancia a una redistribución de tareas entre la máquina y los seres humanos, con la fabricación de manipulación de máquinas y los seres humanos de servicios de manipulación, de ahí un cambio en los trabajadores humanos hacia actividades terciarias.

Notas —
1. 1 terabit equals 1000 gigabits, or 1000 billion bits.
2. Source: PwC, 2016 Global Industry 4.0 Survey – Industry 4.0: Building the digital enterprise.
3. A Morgan Stanley study on the basis of 2017 earnings forecasts of S&P 500 companies