Contaminación digital: un nuevo reto a superar

Contaminación digital: un nuevo reto a superar

Contaminación digital: un nuevo reto a superar 606 340 Trendsformative

La crisis sanitaria de 2020 ha acelerado el crecimiento de dos tendencias globales: el papel de la tecnología digital en todas las industrias y la necesidad de una mayor protección medioambiental. Además, los acontecimientos del año también han resaltado los estrechos vínculos entre estas dos tendencias. La transformación digital está destinada a proporcionar soluciones para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, mientras que las nuevas tecnologías aumentan la amenaza del cambio climático, ya sea directa o indirectamente. Ante esta cuestion, ¿cuáles son las opciones para limitar el impacto medioambiental de la tecnología digital? Y ¿quién debe tomar las decisiones? Las respuestas a estas preguntas aún no están claras.

Salve árboles. Por favor, no imprima este correo electrónico a menos que sea necesario.” Sigue siendo un mensaje común al final de tantos correos electrónicos diarios, esto subraya una percepción común sobre el mundo digital: al ir sin papel, podemos limitar la cantidad de residuos. Y, sin embargo, aunque la tecnología digital es uno de los principales motores del crecimiento económico mundial, los estudios ambientales señalan continuamente su papel como fuente de contaminación.

Los diferentes impactos de la tecnología digital

Con el creciente número de estudios que cuantifican el impacto ambiental de la tecnología digital, estamos empezando a darnos cuenta del verdadero daño que ejerce“, dice Frédéric Bordage, fundador de un grupo de expertos, GreenIT.fr, en 2004. En un informe publicado en octubre de 2019 (“La huella ambiental de la tecnología digital en todo el mundo’), estimó que el sector era responsable del 2% de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) en 2010, representaría el 4% en 2020, y alcanzaría el 5,5% en 2025. Actualmente hay 34 mil millones de smartphones, computadoras, consolas de juegos y televisores en el planeta. Y su crecimiento podría ser exponencial. Frédéric Bordage dice que el debate público, que se centra en los GEI, es parcial: “El 80% de los impactos de la tecnología digital están vinculados a la fabricación de los dispositivos que utilizamos (smartphones, televisores, relojes inteligentes, etc.) y en particular a la extracción de materias primas (metales) y su transformación en componentes electrónicos. El 20% restante proviene de la electricidad utilizada por el sector en general.” Lo que significa que, además de los GEI, tenemos que añadir el impacto de la extracción y el refinado de metales, más cuestiones sobre el agua, y la contaminación asociada con la extracción de metales y la manipulación de residuos.

Otros impactos son aún más difíciles de cuantificar. Françoise Berthoud, ingeniera investigadora del Centro Nacional de Investigación Científica (CNRS) de Francia, subraya la necesidad de incluir el impacto sobre el medio (por ejemplo, dado el aumento del tráfico internacional creado por el fácil acceso a las ofertas en línea). El investigador destaca el importante papel del efecto rebote de la transformación digital. “Toda tecnología – ya sea en forma de equipo, aplicaciones o cualquier otra cosa – que produce una ganancia de eficiencia en términos de la energía utilizada, el tiempo necesario para realizar una tarea, o el espacio requerido, ya sea físicamente o en la memoria de alguien, crea un deseo por aún más de lo mismo, o por algo diferente. Es inherente a nuestro modelo económico, que se basa en el crecimiento continuo. Esto significa que el ahorro en eficiencia siempre se compensará parcial o incluso totalmente. Y al final, estas mejoras de eficiencia conducen a una reducción menor de los GEI, y a menudo a un aumento. Es lo que llamamos el efecto de rebote.”

En primera línea: los actores clave

Frente a esta cuestión, los Estados y las organizaciones nacionales están empezando a actuar, y en particular la Unión Europea. Mediante la introducción de tres directivas – ROHS (Restricción de sustancias peligrosas en aparatos eléctricos y electrónicos) en 2002, Baterías en 2006 y Diseño ecológico en 2009 – la UE ha tratado de proporcionar un marco para el sector. En Francia, la Asamblea Nacional intenta regularmente que los principales actores de la industria cumplan con sus responsabilidades, y actualmente se está estudiando una ley destinada a reducir la huella medioambiental del sector digital.

Sin embargo, el desafío es colosal, e inevitablemente comienza con el quinteto GAFAM: Google, Apple, Facebook, Amazon y Microsoft. Todos se posicionan como defensores del medio ambiente y anuncian objetivos – y a veces resultados – que son muy impresionantes. Entre los más recientes se encuentran el uso de fuentes de energía exclusivamente renovables para alimentar los centros de datos de Apple – “que no siempre son ambientalmente eficientes“, argumenta Frédéric Bordage – y la creación por parte de Amazon de un fondo de 10.000 millones de dólares para hacer frente al cambio climático. Por su parte, Microsoft dice que ha sido neutral en carbono desde 2012 y pretende ser negativo en carbono para 2030.

Pero los expertos dudan sobre estos anuncios. Se considera que los gigantes digitales están llevando a cabo un ejercicio de limitación de daños centrándose en sus actividades directas, como sus centros de datos, evitando al mismo tiempo el tema de sus cadenas de suministro, desde subcontratistas hasta consumidores. “Los principales actores digitales comparten una narrativa que parece mostrarlos actuando en apoyo del medio ambiente“, según Frédéric Bordage. “Pero todo es demasiado superficial, o incluso esquizofrénico, porque todavía siguen utilizando características de diseño adictivo, que conducen a un consumo excesivo de sus servicios.”

La necesidad de ‘digital in moderation’

Este es el punto clave: la contaminación seguirá aumentando en línea con el crecimiento actual de los dispositivos digitales, ya que el 83% de sus GEI se producen durante la fase de fabricación, en comparación con sólo el 17% durante el uso. “La demanda está siendo creada por la oferta, que a su vez está siendo impulsada por la necesidad de crecimiento”, dice Françoise Berthoud. ¿Cuál es la respuesta? “Mantener los dispositivos más tiempo, crear servicios digitales que tengan menos impacto en el medio ambiente, tratar adecuadamente los residuos al final del ciclo de su vida… pero no hay una respuesta fácil y radical. Y, sobre todo, tenemos que tener en cuenta que el problema requiere una solución sistémica, que va mucho más allá de la cuestión de la tecnología digital.

Cambiar el comportamiento de los consumidores significa ampliar la vida útil de los productos. Conscientes de la situación, los grupos ecologistas son especialmente activos en este tema. En los Estados Unidos, Israel y Francia, Apple ha sido acusado de crear obsolescencia incorporada, tras las revelaciones sobre la desaceleración de iPhone 6, 6S, SE y 7 después de una actualización del sistema operativo. En Francia, donde la obsolescencia incorporada ha sido un delito desde 2015, la autoridad de competencia, protección del consumidor y lucha contra el fraude (DGCCRF) impuso una multa de 25 millones de euros a Apple el 7 de febrero de 2020. Un mes después, en los Estados Unidos, Apple se disculpó y accedió a pagar 500 millones de dólares a los propietarios de iPhone estadounidenses que habían acusado a la compañía de ralentizar sus dispositivos.

Pero hay un aspecto más que hay que incluir. Aparte de sus impactos ambientales, la tecnología digital es un recurso crítico y no renovable que pronto se agota. Frédéric Bordage subraya la naturaleza no renovable de las materias primas necesarias para proporcionar no sólo dispositivos electrónicos, sino también vehículos eléctricos y energía renovable. “Cuando se nos ocurrió la frase ‘digital in moderation’, el objetivo era concienciar a la gente sobre la necesidad de gestionar mejor este recurso, para que estos dispositivos puedan convertirse en herramientas de resiliencia, y el espacio digital hace más para servir a la humanidad“, recuerda. “La buena noticia es que dado que el 80% de los impactos tienen que ver con las personas, podemos actuar hoy, usando nuestro poder adquisitivo.” Y así animar a los principales actores corporativos a seguir avanzando en la dirección correcta. Después de todo, en ausencia de una solución mágica, sólo tomando pasos prácticos hacia adelante podemos responder al enorme desafío que enfrentamos.